Envíos gratuitos a partir de 99€ en 24/48h
Con la bajada de las temperaturas siempre se incrementa el uso de las bolsas de agua caliente eléctricas como remedio terapéutico. Es una fórmula muy antigua de aliviar dolencias y calmar afecciones que, debido a su eficacia, nunca pasa de moda. A continuación vamos a analizar las bolsas de agua que podemos encontrar actualmente en las tiendas, sus principales características, dónde y para qué se usan.
Con la bajada de las temperaturas siempre se incrementa el uso de las bolsas de agua caliente eléctricas como remedio terapéutico. Es una fórmula muy antigua de aliviar dolencias y calmar afecciones que, debido a su eficacia, nunca pasa de moda. A continuación vamos a analizar las bolsas de agua que podemos encontrar actualmente en las tiendas, sus principales características, dónde y para qué se usan.

¿Qué es una bolsa de agua y cuáles son sus principales usos?



Se trata de una bolsa o saco generalmente fabricado con plástico, latex y/o goma (aunque existen algunas de otros materiales) que almacena agua en su interior y tiene la capacidad de mantenerla a altas temperaturas. Su objetivo es hacernos sentir mejor a través del contacto físico.

El agua caliente tiene una gran cantidad de usos beneficiosos para el ser humano. Allí donde la aplicamos conseguimos relajar en poco tiempo los músculos. Hay múltiples opciones de uso: junto a la espalda, las piernas, el abdomen, los hombros... la distensión de estas zonas del cuerpo nos ayudan a combatir el estrés, calmarnos, ver la vida de otra forma. Con las bolsas de agua podemos llegar a un clímax de relajación muy aconsejable.

Pero no solo se usan las bolsas de agua para relajar ciertas zonas y destensarlas, también pueden ayudarnos a combatir dolores muy específicos. ¿Qué mujer no ha usado nunca una bolsa de agua caliente para aliviar el dolor menstrual? Situar en el bajovientre la bolsa unos 20 o 30 minutos hasta conseguir la calma total y plena de nuestros músculos va a ayudarnos a combatir ese molesto cólico menstrual.

También nos puede ayudar a la hora de lidiar con un proceso febril o una gripe. Nos aporta calidez y actúa como calmante en esos momentos en los que nuestro cuerpo está débil y agradece el calor. Si además es una bolsa resguardada en una funda aterciopelada y cómoda mejor que mejor.

Muchas personas usan las bolsas de agua para calmar el dolor de espalda o del nervio ciático. Del mismo modo, el calor alivia la artritis, reduce los espasmos musculares y disminuye el riesgo de calambres. Sin dejar de mencionar el dolor de cabeza, también llamado cefalea, cuyo alivio se asocia al contacto con un objeto caliente que serene la zona superior.

Por último, queremos reseñar otra utilidad común entre las personas enfermas: el uso de la bolsa caliente eléctrica para calentar y aclimatar la cama. No es lo mismo sumergirte en una cama fría que en otra que nos arropa, abriga y abraza. Es un remedio que siempre funcioa con los más pequeños de la casa, ya que le transmite tranquilidad y confort.

Principales tipos de bolsas de agua eléctricas

Hay diferentes tipos de bolsas de agua según sean sus particularidades: el material utilizado, las dimensiones de la mismas, las funcionalidades tecnológicas que nos presta, la alcance calorífico, etc.
Con un precio muy asequible, lo mejor de las bolsas de agua caliente MovilCom es que podemos elegir entre una gran cantidad de modelos a cual más bonito y elegante. Corazones, búhos, tigres, rombos... los diseños son variados. En cuanto a las características, va perfectamente equipada con su calentador de última generación que en 15 minutos deja la almohada en su punto para situarla en esa zona del cuerpo que necesita calor. Es igual de cómoda que una almohada, portátil, tiene un cojín de terciopelo ciertamente suave y además conserva esas propiedades físicas que van a aliviar nuestros dolores. Una opción más que interesante.

Tratamientos con bolsas de agua caliente: aplicaciones

La termoterapia es un método para soliviantar afecciones o curar enfermedades que consiste en la aplicación de calor o frío sobre las partes del cuerpo aquejadas. La modalidad que usa las bolsas de agua caliente eléctrica se denomina termoterapia por conducción.

Los efectos de esta práctica médica están contrastados y son beneficiosos para la salud. Nos aporta un mayor flujo sanguíneo, disminuye las inflamaciones y la tensión arterial. Tiene efecto analgésico, nos ayuda a respirar mejor y alivia los catarros y las mucosidades.

Hay personas que usan también técnicas que tratan de combinar el calor y el frío para combatir ciertas dolencias o enfermedades. En tal caso, la recomendación es obvia: hay que consultar siempre a un especialista que nos asesore bien, ya que la termoterapia puede acarrear contraindicaciones si no la usamos convenientemente.

Precauciones a la hora de usar las bolsas de agua caliente eléctricas

Procura llenar la bolsa de agua caliente, pero nunca hirviendo. Si hubiera algún derrame podría provocarnos quemaduras. Cerciórate de que sus tapones están bien cerrados y que no existe posibilidad de escape. Para ello, lea atentamente las instrucciones de uso del fabricante. Todas las bolsas de este artículo lleva incorporada fundas: úsalas. No deje caer más peso del recomendable en estas bolsas, podría reventar la bolsa y salirse el agua.

Los mejores sitios para utilizar las bolsas de agua eléctricas

El lugar más indicado para la aplicación de la bolsa de agua caliente es, sin duda, el sofá de casa. Este nos permite una posición cómoda y erguida, perfecta para aplicar ese calor en las zonas de nuestro tronco superior. Si tenemos que aplicar el agua caliente a las piernas, es mejor utilizar un asiento o sofá que cuente con reposaderas reclinables para las extremidades inferiores. La cama es otra buena opción, pero es mejor permanecer algo erguido que en total horizontalidad.
Publicado por Tomás Czurylo en Por Tomás Czurylo

Compartir esta publicación

Añadido a lista de deseos
Mi lista de deseos
Añadido al carrito
Ir al carrito